Ricardo Jaime seguirá en prisión

El Tribunal Oral Federal 5 de esta capital desestimó hoy un pedido de excarcelación del detenido ex secretario kirchnerista de Transporte Ricardo Jaime, por lo que permanecerá en prisión hasta el juicio por la compra de material ferroviario a España y Portugal.

Jaime, detenido desde abril de 2016 por orden del juez federal Julián Ercolini, pidió su excarcelación en esta instancia en la que intervienen por primera vez los jueces del tribunal oral. Pero la fiscal de juicio, Gabriela Baigún, dictaminó en contra el planteo y los jueces Adrián Grunberg, Oscar Amirante y José Antonio Michilini coincidieron con el criterio.

“Subsisten los peligros procesales, por lo que la prisión preventiva se encuentra plenamente justificada”, opinó la fiscal y corroboraron los jueces. “Pesa sobre él una condena firme de un año y seis meses de ejecución condicional y una condena no firme de cinco años, y además registra otras causas en trámite”, se recordó. Además, opinó la fiscal, “el riesgo de obstaculización de la investigación resulta totalmente razonable”.

El juez Ercolini envió a juicio oral y público a fines de mayo la causa en la que Jaime está acusado de comprar con sobreprecios material de rezago ferroviario a España y Portugal. Jaime está acusado junto con otros consortes de causa, entre ellos su ex colaborador Manuel Vázquez, de “administración fraudulenta y cohecho” por la compra de vagones, locomotoras y otros rodamientos ferroviarios a las empresas Caminhos de Ferro Portugueses, de Portugal, y Renfe y sus satélites, de España.

La acusación le endilga a Jaime operaciones que “durante el período comprendido entre el 8 de julio de 2004 y el 30 de junio de 2009, en su carácter de titular de la Secretaría de Transporte, realizando una serie de actos jurídicos que, violando los deberes a su cargo, obligaron y comprometieron abusivamente al patrimonio del Estado nacional cuya administración le fuera confiada, generándole en forma directa un grave e irreversible perjuicio patrimonial”.”Celebró los acuerdos contratos y adendas, entre el Estado nacional y las empresas españolas y la portuguesa antes citada, logrando de ese modo -previo amparo en la situación generada por el estado de emergencia ferroviaria decretada por el Poder ejecutivo Nacional-, la adquisición por parte del Estado nacional de material rodante cuyo precio y utilidad fueron claramente perjudiciales -y en muchos casos inservibles- para el patrimonio nacional y para el parque ferroviario”, añade el documento.

Fuente: Agencia Diarios y Noticias (DyN)

Comments

comments