UIA alerta que importaciones de Brasil pueden perjudicar la recuperación local

Con la industria recuperándose de forma heterogénea, la Unión Industrial Argentina (UIA) puso el ojo en un tema que, entienden, puede frenar el camino de leve alza en las fábricas locales. Bajo el título de “Análisis de la situación comercial con Brasil y potenciales riesgos de corto plazo”, la entidad fabril dio a conocer un estudio comparativo de los últimos períodos en materia de comercio bilateral con el principal socio comercial.

En ese contexto, la central presidida por Miguel Acevedo asegura que en el acumulado enero-julio de 2017, las compras a Brasil “continuaron con una dinámica creciente (…), subiendo un 28,8% con respecto a igual período de 2016”. Esta cifra correspondiente a las Manufacturas de Origen Industrial (MOI), representa el 45% del aumento de las importaciones totales.

Así las cosas, los industriales consideran que de no frenarse esta tendencia, puede repercutir directamente en los números de la producción local y en el empleo. “Una alternativa es avanzar en la implementación de medidas no arancelarias, particularmente en normas técnicas y estándares de calidad. Esta herramienta de política está siendo ampliamente utilizada por los países desarrollados y Brasil ha tendido recientemente a replicarla también”, fue el pedido central de la UIA al Gobierno Nacional en el marco del trabajo del que se habla.

Es que los empresarios comprenden que las importaciones, que ya vienen creciendo fuerte desde el 2016, tendrán a la larga una afectación directa sobre los puestos de trabajo. “El avance de las importaciones en un contexto en el cual la industria recién comienza a mostrar signos de recuperación implica un riesgo para la producción local y el mercado de trabajo”, explicaron. Y agregaron que, “en efecto, durante 2016 se perdieron 24.550 puestos de trabajo en la industria manufacturera con respecto a 2015. Un año en el cual la actividad industrial cayó 4,9% y las importaciones crecieron un 3,8% en cantidades. Si se compara con el pico de empleo de 2013, los puestos de trabajo perdidos ascienden a 30.590 en 2016”. Concluyen que “para dimensionar el potencial efecto perjudicial para el mercado de trabajo, si se regresara al nivel de empleo industrial de 2008 se perderían 50.280 puestos más y si se compara con 2005 la pérdida ascendería a 271.949”.

Inclusive, si se mira la cifra de importaciones de julio, el impacto visual es aún más fuerte.

En ese mes “se registró un incremento cercano al 50% interanual de las importaciones y un crecimiento de las exportaciones del 7,4%. Respecto al déficit comercial, en los primeros siete meses del año alcanzó los USD 4.738 MM, superior al déficit registrado en todo el año 2016. Si bien la industria está mostrando algunos indicios de recuperación, el fuerte avance de las importaciones de bienes industriales puede perjudicar este desempeño”.

Fuente: Letra P

Comments

comments