El Jefe de Gabinete y su vice, bajan línea a Cambiemos sobre la agenda parlamentaria

El jefe de Gabinete y su vice reciben a legisladores oficialistas para trazar una hoja de ruta de los proyectos que el Gobierno quiere sancionar antes de fin de año. Cuáles son las prioridades.

Con leyes ya encaminadas y algunos conflictos en puerta, Cambiemos se prepara para dar sus últimas batallas parlamentarias antes de que finalice el año. Con dos fechas en rojo –22 de octubre, día de las elecciones, y 10 de diciembre, fecha en que se renueva el Congreso-, el calendario obliga al Gobierno a trazar una agenda parlamentaria que permita terminar 2017 sin contratiempos. Con ese objetivo, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, encabezará este lunes por la tarde una cumbre en Casa Rosada, donde fueron citados los “popes” oficialistas de la Cámara de Diputados y el Senado.

Acompañado por su vice, Mario Quintana, Peña trazará una hoja de ruta de los proyectos que el Gobierno quiere aprobar tanto antes como después del recambio legislativo. Serán de la partida el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo; los jefes del interbloque de diputados, Mario Negri, y de senadores, Ángel Rozas, y legisladores como Nicolás Massot (PRO) y Fernando Sánchez (Coalición Cívica).

El oficialismo no quiere llevarse sorpresas y apunta a evitar un diciembre conflictivo tras la experiencia del año pasado, cuando, en un clima caldeado, la Ley de Emergencia Social se coló en el debate sobre impuesto a las Ganancias. En este contexto, apurará estas semanas algunos proyectos para desactivar focos de incendio, y dejará para después del 10 de diciembre el tema más vital para la gestión de Mauricio Macri: el Presupuesto 2018.

El debate sobre la “ley de leyes” ya arrancó en la Cámara de Diputados con exposiciones de los ministros Nicolás Dujovne (Hacienda) y Nicolás Caputo(Finanzas). Sin embargo, Cambiemos espera directivas de la Rosada sobre cómo proseguir con la discusión en la Comisión de Presupuesto, donde la oposición espera con ansias las presentaciones de Juan José Aranguren (Energía) y Guillermo Dietrich (Transporte). El motivo: la fuerte reducción de subsidios prevista para el año que viene, que podría redundar en nuevos aumentos de tarifas de electricidad y transporte.

El oficialismo ya anticipó que postergará para después del recambio parlamentario la votación del Presupuesto en los recintos. Espera que las elecciones de octubre arrojen un resultado que ponga a diputados y senadores en condiciones más favorables para negociar con el sector del peronismo más dialoguista. Puntualmente, con los portavoces de los gobernadores: los diputados Sergio Massa y Diego Bossio, y el senador Miguel Pichetto.

En paralelo hay otros dos temas económicos en danza: la ley de Responsabilidad Fiscal -ya acordada con todas las provincias a excepción de San Luis y La Pampa-, y la nueva prórroga del impuesto al Cheque, que esta vez incluye una novedad: el 70% de la recaudación -que hoy no es coparticipable y es reclamada por mandatarios provinciales-, irá a parar directo a la Anses. Se trata, por cierto, del tercer tributo en volumen, detrás del IVA y Ganancias.

En la agenda más inmediata, el Senado votará este miércoles los cambios al proyecto de Responsabilidad Penal Empresaria, que apunta a combatir los actos de corrupción cometidos por personas jurídicas. Oficialismo y oposición arribaron a un amplio acuerdo para que la futura ley -a diferencia de lo aprobado por Diputados- sólo abarque los delitos contra la administración pública, que prescribirán a los seis años, con multas que van de dos a cinco veces la ganancia obtenida indebidamente por la empresa. El Gobierno desea especialmente esta ley para cumplir con un mandato de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos).

Por otra parte, con el caso de Santiago Maldonado como telón de fondo, la Cámara alta también tratará la prórroga de la Ley 26.160, que suspende los desalojos en tierras habitadas por comunidades originarias hasta tanto se termine el relevamiento catastral que ya debió haber completado el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI). Como informó Letra P, Cambiemos se resiste a extender la norma una vez más -vence el próximo 23 de noviembre-, y por eso intentará que sea sólo por un año y no por cuatro, como pretende la oposición.

En la Cámara de Diputados habrá una última sesión antes de las elecciones, el próximo miércoles 4 de octubre. La intención del interbloque presidido por Negri es votar ese día tanto la ley de penas a empresas como la prórroga de la suspensión de desalojos. Del lado de la oposición, el massismo se encargó de desactivar en las últimas horas la versión de que impulsaría, junto con el Frente para la Victoria-PJ y la izquierda, una sesión especial para votar la expropiación de la planta de Pepsico en Florida.

 

Fuente: LetraP

Comments

comments