El arzobispo de Buenos Aires dio un duro mensaje en el tedeum

El cardenal Mario Poli brindó este viernes por la mañana una dura homilía ante el presidente Mauricio Macri y su Gabinete, en la que reclamó atención del Estado hacia los sectores “más débiles” y advirtió sobre “una justicia distributiva largamente esperada”.

“Dios está nombrado en el preámbulo de la Constitución Nacional pero nos olvidamos de que existe, que está siempre dispuesto a escucharnos cuando lo invocamos y a protegernos cuando lo necesitamos. Pareciera que lo dejamos al margen de las decisiones, confiamos sólo en nuestra capacidad, en las ecuaciones sin que dominemos todas las variables y nos afirmamos en nuestra corta experiencia sin tener en cuenta la memoria histórica del país que algo tiene que enseñarnos en las horas de prueba”, sostuvo Poli.

En este sentido, advirtió que “en los tiempos de crisis y desencuentros entre los argentinos no dominan las fuerzas económicas sino las espirituales”, porque si no “cómo podemos explicar cómo durante más de 200 años el pueblo atravesó con paciencia y virtud laboriosa los momentos oscuros, a veces sobreviviendo a sostenidos periodos de confusión a la carencia de medios básicos y al flagelo de desocupación, dando lugar a los humillantes rostros de la indigencia, paradójicamente en una tierra rica de recursos naturales”.

“Este pueblo que todo lo toleró sin perder la esperanza de un mañana mejor, confiando en una justicia distributiva largamente esperada. Su lección nos alienta a pensar que nuestra Nación siempre tiene destino”, apuntó el arzobispo de Buenos Aires.

Antes del oficio, el presidente Macri y el cardenal Poli dejaron una ofrenda floral en el mausoleo donde se encuentran los restos del General José de San Martín. También estaba previsto que los funcionarios disfrutaran de un tradicional chocolate caliente con churros en la Casa de Gobierno en horas de la mañana.

Fuente: NA 

Comments

comments