En una reunión ampliada del Consejo Nacional y de la Mesa de Acción Política, el Partido Justicialista Nacional, que representa al peronismo más cercano a la ex presidenta Cristina Kirchner, resolvió ayer convocar a un Congreso con fecha tentativa para el 22 de febrero a fin de apurar el armado de un frente electoral amplio para afrontar la campaña de 2019.

La pulseada es con el Peronismo denominado “alternativo”, espacio que por ahora agrupa a una mayor cantidad de gobernadores, pero que adolece de representación sindical y de dirigentes con intención de voto a nivel nacional.

Con la incorporación del jefe de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, a la Mesa de Acción Política del partido, el PJ prácticamente tiene cartón lleno en términos gremiales, ya que en su álbum de figuritas ya estaban Hugo Moyano (Camioneros) y Ricardo Pignanelli (SMATA) del Frente Sindical para un Modelo Nacional, y Héctor Daer y Antonio Caló de la CGT.

Fuente: NA