El Gobierno declarará la emergencia hídrica en todas las zonas del país que sufren los efectos de las inundaciones para que la AFIP, los ministerios del Interior, de Desarrollo Social y de Producción promuevan mecanismos para aliviar la situación tanto de los pobladores como de los productores afectados.
“El Presidente está firmando hoy un decreto de emergencia hídrica”, dijo el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda Rogelio Frigerio, y destacó: “Para saber con claridad cuál es el impacto económico de las inundaciones muchas veces hay que esperar que el agua se vaya, porque en general lo peor se ve cuando el agua se va”.
Indicó que la cartera de Producción está haciendo “un relevamiento en términos de la producción agropecuaria, pero todavía no tenemos un número preciso de lo que se ha perdido y tampoco sabemos cómo va a seguir el clima y el estado de los ríos”.
“Hay que ser muy prudentes, hay que esperar, hay que estar muy cerca de los damnificados, de la gente que perdió todo con las inundaciones, y hay que seguir con las obras”, afirmó el ministro.
En las poblaciones afectadas se mantiene el operativo de emergencia que coordina el Sistema Nacional de Gestión Integral del Riesgo (Sinagir), con la participación de las fuerzas federales y la distribución de insumos de primera necesidad.
Por su parte, “el Ministerio de Defensa de la Nación movilizó cuadrillas del Ejército, medios especiales y vehículos de gran porte a las zonas más castigadas de Corrientes, Entre Ríos, Chaco y Santa Fe para ofrecer ayuda a las familias que todavía padecen los anegamientos”, indicó un comunicado de Presidencia de la Nación.
A su vez, también intervienen efectivos de la Gendarmería, Prefectura Naval y Policía Federal en colaboración con personal de Defensa Civil de las provincias y municipios, agentes de las policías locales y bomberos voluntarios.
Desde Presidencia indicaron que el Ministerio de Salud y Desarrollo Social envío en las últimas semanas distintas partidas de alimentos, elementos de primera necesidad y recursos sanitarios para ser distribuidos a las personas más comprometidas.
Más de 6.000 personas siguen evacuadas en las cuatro provincias mencionadas, las más afectadas por los fuertes temporales y los desbordes de ríos y arroyos que se registran desde los primeros días del año.
En Entre Ríos, las tareas estuvieron abocadas a la asistencia de los vecinos que tuvieron que dejar sus viviendas y el racionamiento de alimentos en las ciudades costeras de Concepción del Uruguay y Concordia, castigadas por las persistentes lluvias y la crecida del río Uruguay.
En Santa Fe, las acciones de las Fuerzas Armadas se centran en las comunas Villa Minetti y Margarita, en el norte de la provincia, y en los parajes cercanos El Nochero, Gato Colorado, Pozo Borrado, San Bernardo, Cañada de Ombú, Tábanos, Golondrina, Intiyaco, Florencia y Los Amores.
En tanto, el trabajo de las fuerzas que están apostadas en Chaco se concentra en las localidades de General Pinedo y Las Breñas, en el sudoeste provincial, donde atienden y facilitan la distribución de suministros a las familias afectadas.
Fuente: Télam