Este miércoles el oficialismo apoyó a Juan Guaid, titular de la Asamblea Nacional y reconocido por el gobierno argentino como presidente encargado de Venezuela, mientras que el kirchnerismo repudió «el intento de golpe» en ese país.
Desde el oficialismo hubo un apoyo explícito a Guaidó, en línea con las declaraciones del Presidente Mauricio Macri, quien reconoció al flamante «presidente encargado» y llamó al «restablecimiento de la democracia (en Venezuela) a través de elecciones libres y transparentes».
Diputados de Cambiemos, como Paula Oliveto (CC-ARI), bregaron porque «la paz vuelva a Venezuela de la mano de la democracia», mientras Mario Negri (UCR) dijo en Twitter apoyar «al nuevo gobierno venezolano».
«Como desde el primer día acompañamos a los venezolanos en este difícil camino hacia la recuperación democrática. El atropello de Maduro hacia su pueblo debe frenar», dijo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.
El ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, dijo: «Orgulloso de pertenecer a un Gobierno que desconoce la dictadura de Maduro y apoya a los hombres y mujeres que luchan por la democracia en Venezuela».
Desde el Senado, el oficialista Federico Pinedo señaló: «Lo único que lo sostiene a Maduro es la foto del día que asumió, ya que nadie lo reconoce. Todo lo que hay en Venezuela es un señor que dice que es presidente, y es apoyado por los militares. La situación de derechos humanos (en Venezuela) es desesperante y aberrante».
Por el contrario, el bloque de diputados del Frente para la Victoria-PJ, repudió «el intento de golpe en Venezuela» e instó «a una solución basada en el diálogo y la paz, libre de violencia».
«Es un acto de desprecio a la libre determinación de la ciudadanía venezolana, que viene decidiendo en el marco de elecciones democráticas y con veedores internacionales», sostuvieron los diputados en un comunicado, en el que afirmaron, en forma idéntica a Maduro, que «es inadmisible cualquier tipo de intervención extranjera sobre la soberanía del pueblo de Venezuela».
Por su parte, fuera del kirchnerismo, expresiones opositoras a Cambiemos dividieron sus posturas entre una condena a la «intervención extranjera sobre la soberanía del pueblo venezolano» y el apoyo a Maduro, con otros que eligieron calificar al gobierno chavista de «dictadura».
Entre estos últimos estuvo Sergio Massa, titular del Frente Renovador, quien aseguró a través de Twitter: «El mundo le da la espalda a la dictadura de Maduro y empiezan a soplar vientos de libertad. Fuerza Venezuela».
El senador nacional del PJ, Miguel Ángel Pichetto, dijo que lo ocurrido en Venezuela muestra «la verdadera cara de la dictadura de Maduro», a la que calificó como «insostenible».
Desde la izquierda, la diputada nacional Myriam Bregman afirmó en redes sociales que «nada bueno» resultará de «la injerencia imperialista que, con el golpe de Guaidó, da un salto en la región», mientras su par, Nicolás del Caño, afirmó, por la misma vía que «Macri, (Jair) Bolsonaro y (Enrique) Piñera se arrodillan ante (Donald) Trump que impulsa un gobierno adicto en Venezuela, de la mano de Guaidó».
«Sólo una salida propia de los trabajadores y el pueblo podrá sacar a Venezuela de la miseria a la que la condujo el gobierno de Maduro», cerraron ambos.
Por último, esta tarde hubo dos manifestaciones en respaldo a Guaidó en la Plaza «El Vaticano», en la Ciudad de Buenos Aires, convocadas por el diputado nacional del PRO, Jorge Enríquez, mientras que otros dirigentes opositores como Luis D’Elia marcharon hasta la embajada de Venezuela para repudiar «el intento de golpe contra la revolución» de Nicolás Maduro.
Fuente: Télam