El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, realizó un balance del primer mes en vigencia de la ley de tolerancia cero de alcohol al volante en la provincia y aseguró que “bajó el índice de siniestralidad”.
“Queríamos contrastar la decisión tomada con datos estadísticos, que van siendo elocuentes: bajó la siniestralidad contundentemente y esto nos anima a reafirmar el camino encarado”, señaló Morales al encabezar esta tarde una conferencia de prensa.
A modo comparativo se expuso que en 2017 se registraron 222 siniestros en los que intervino al menos una persona alcoholizada; en 2018, fueron 287; y este año, hasta el momento, hubo 14.
Al respecto Morales dijo que “fácticamente se está demostrando que la restricción total genera baja de la siniestralidad” y ello, a su vez, produce “una baja en los gastos en salud que el Estado debe afrontar”.
Finalmente aseguró que en adelante se realizarán nuevas inversiones en equipamiento para contar con mayores controles; campañas culturales para cambios de hábitos de la ciudadanía; además de un decálogo para eventos que concentren muchos jujeños, como el carnaval.
Desde implementada la ley, el 21 de diciembre pasado, hasta el 21 de este mes se registraron 594 alcoholemias positivas, de un total de 4117conductores controlados, según detalló el ministro de Seguridad provincial, Ekel Meyer.
De los test positivos, 201 resultaron con una graduación alcohólica de 1 a
3 gramos de alcohol en sangre. Además hubo 15 fugas y negativas a realizarlas pruebas.
Respecto a los siniestros en los que intervino al menos una persona alcoholizada, el funcionario mencionó que en 2017 las víctimas fatales fueron 14; en 2018, 21; y en lo que va del año en curso hubo solo un fallecido.
En tanto, hizo mención a las alcoholemias positivas y dijo que en 2017 hubo3633; en 2018, 4386; y en lo que va del 2019, se registraron 299.
“Se redujo un 4% la cantidad del alcoholemias positivas respecto de un mismo periodo, sin tener en cuenta que hemos duplicado los controles, con lo cual la baja es significativa”, valoró Meyer.
Finalmente para dar cuenta del aumento de los controles señaló que se pasó de 16476 conductores controlados en 2017 a 22157 en 2018 y este año, en lo va del mes, se controló a 2204 conductores.
Los controles se realizan de manera diaria en 30 puestos fijos y móviles, en los que se cuenta actualmente con unos 48 alcoholímetros.
Otros datos mencionados estuvieron vinculados a la educación vial en la provincia, sobre lo cual se expuso que se visitaron el último año a 133instituciones, a través de las que se llegó a más de 13200 niños, jóvenes y adultos.
Fuente: Télam