Alrededor de 29,5 millones de personas viajaron por la Argentina durante la temporada de verano con fines turísticos. Esto supuso un consumo de unos 147.946 millones de pesos en la economía, según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

“El verano fue moderado y con mucho control del gasto, dejó anuncios de inversiones por más de 9.000 millones de pesos en el sector para el año. Esto se suma a los casi 100 establecimientos turísticos ya en construcción por 9.900 millones de pesos”, sostuvieron desde la entidad empresaria.

La estadía media fue de 4,2 días y el gasto diario por persona fue de 1.194 pesos. El balance de la CAME arrojó que debido a la crisis económica “la gente dejó de ser fiel a sus rumbos tradicionales y buscó la mejor relación entre calidad y precio”.

El tipo de cambio real alto benefició a los destinos y centros nacionales, que le ganaron la pulseada a otros países como países como Brasil, Uruguay, Chile y la ciudad de Miami, locaciones que suelen competir en popularidad con los argentinos en los sectores de la población con ingresos medios y altos.

Fuente: NA