Sindicatos de la CGT y de las tres CTA concretaron ayer una masiva movilización por el centro porteño en rechazo al modelo económico que sigue el Gobierno de Mauricio Macri, en momentos en que suena con fuerza la chance de un paro general para fin de mes acordado entre todas las vertientes gremiales.

La lluvia que azotó la ciudad de Buenos Aires al mediodía, al momento de la concentración, afectó la masividad de la marcha que de todos modos logró ser multitudinaria.

La movilización -que no tuvo acto- fue convocada por los gremios industriales de la CGT y luego adhirieron el resto de los sindicatos de la central obrera -los “dialoguistas” que tallan fuerte en la conducción y los “combativos” que se apartaron de la cúpula- como también las tres CTA, organizaciones sociales y entidades que representan a las pequeñas y medianas empresas.

Desde Plaza Miserere, en el barrio porteño de Once, partió a las 14:00 una nutrida columna de los gremios industriales – metalúrgicos de la UOM, mecánicos del SMATA, Textiles y Calzado- con fuerte presencia también de los sindicatos UOCRA (construcción) y UPCN (estatales), manejados por los dirigentes dialoguistas de la CGT conocidos como los “independientes”.

Esta columna bajó por Avenida Rivadavia, bordeó el Congreso nacional -donde se detuvo un rato- y continuó por Avenida de Mayo hasta llegar a la 9 de Julio.

Por allí marcharon también los dirigentes y afiliados de los gremios del transporte de la CATT, que conduce el jefe de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid, con la presencia además de los maquinistas de trenes de La Fraternidad; Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA); Guincheros; Trabajadores Viales y Afines; el sindicato de ANSeS (SECASFPI) y la Asociación Gremial de Abogados del Estado.

Fuente: NA