La inflación promedio de la Argentina bajará este año muy levemente respecto de 2018 pero se ubicará en un nivel igualmente muy alto del 43,7%, mientras que el desempleo aumentará y afectará al 9,9% de la población.

Así lo proyectó el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su informe «Perspectivas de la economía mundial» publicado este martes, en la previa del inicio de la Asamblea Anual que celebrará junto al Banco Mundial en Washington a partir del jueves

El organismo que conduce la abogada francesa Christine Lagarde indicó además que tras haber caído 2,5% en 2018, el Producto Bruto Interno (PBI) de la Argentina anotará en 2019 una baja del 1,2% para recuperarse recién en 2020 con una expansión del 2,2%.

Mientras la inflación sigue siendo uno de los principales flancos débiles del Gobierno porque los precios no responden por el momento a la política monetaria del Banco Central, el panorama trazado por el FMI no es de lo más auspicioso. El organismo internacional de crédito señaló que el país tuvo una suba generalizada de precios promedio del 34,4% en 2018, aunque la comparación «punta a punta» fue del 47,6% según el Instituto de Estadística y Censos (Indec)

Proyectando al corto plazo, el FMI dijo que la inflación promedio de la Argentina en 2019 se ubicará en el 43,7%, aunque se llegará a diciembre con la suba de precios viajando a un ritmo ya menor, del 30,5%; y en 2020, del 23,2% promedio. A su vez, indicó que el desempleo, que hoy está en el 9,1% según el Gobierno, subirá al 9,9% este año y se mantendrá en ese promedio a lo largo de todo el 2020, por lo que no se prevé una recuperación en la demanda de trabajadores.

Fuente: NA