Por primera vez tras la derrota de Cambiemos en ese distrito ante el peronista Juan Schiaretti, el presidente Mauricio Macri volvió hoy a Córdoba, con un discurso en el ratificó el rumbo e hizo un llamado a «seguir trabajando juntos» porque «hay mucho por hacer».

Macri inauguró en la provincia mediterránea una nueva planta de ensamble en la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA) y ratificó que «el camino» de la Argentina «es este, el de hacer las cosas bien», al tiempo que pidió ir «siempre para adelante y nunca más hacia atrás».

En el evento estuvieron el intendente de la capital provincial, Ramón Mestre, y el radical Mario Negri, jefe del interbloque Cambiemos en la Cámara de Diputados, quienes se enfrentaron el pasado 12 de mayo en la pelea por la Gobernación, cuando Schiaretti consiguió ser reelecto.

«Lo que más me impacta de FAdeA es que es la síntesis perfecta de todo lo que está pasando en el país: en 2015 encontramos esta fábrica quebrada, con las operaciones interrumpidas», resaltó el mandatario, que busca la reelección.

En este sentido, el jefe de Estado destacó que durante su Gobierno la empresa «revivió», volvió a construir aviones después de 10 años de no hacerlo «y empezó a prestar servicios de mantenimiento a compañías aéreas como LATAM, FlyBondi y Andes».

«Pasó de perder plata a lograr este año una cifra récord de facturación en su historia. Pasó de ser víctima del oportunismo, del vaciamiento, de la desinversión y la mentira, a ser símbolo del trabajo y la productividad», agregó.

Por último, Macri resaltó que «no es una experiencia aislada» la de esta empresa y aseguró que su recuperación se logró «no haciendo magia», sino «confiando, apostando a nosotros mismos y creyendo».

En el evento estuvieron también el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, y el ministro de Defensa, Oscar Aguad, entre otros funcionarios.

Fuente: NA