Con el objetivo de alimentar la oferta de dólares durante estos días, el Banco Central emitió este miércoles un comunicado con el que busca que los exportadores vendan sus divisas norteamericanas en el mercado local.

La entidad monetaria que comanda Guido Sandleris, que ya vendió US$ 302 millones el martes, fijó que las grandes exportadoras no podrán tomar créditos por más de $ 1.500 millones. Si quisieran superar ese valor, necesitan la conformidad del Banco Central.

El objetivo al poner un tope en el monto de los préstamos es, por un lado, obligar a las compañías exportadoras a vender sus dólares para financiarse. A las exportadoras les convenía tomar líneas en pesos porque se les iban licuando con el tiempo, a medida que subía la inflación.

Esta medida se suma a otra que tomó el Banco Central en la primera semana tras las paso y que limitaba la tenencia de dólares por parte de los bancos. Eso hizo que el volumen operado bajara porque solo quedaron en el mercado las operaciones comerciales genuinas y desaparecieran las financieras. Inicialmente, esa medida generó oferta de divisas y logró contener al dólar en torno a los $ 60 luego de la fuerte devaluación del lunes 12 tras las PASO.

Después de estar relativamente calmado durante la semana pasada, este martes el dólar volvió a subir, impulsado por ruidos en torno a la relación que podría tener Alberto Fernández con el FMI si eventualmente es elegido presidente.

El Gobierno necesita el próximo desembolso de US$ 5.400 millones del FMI que tendría que venir en septiembre. Por eso está la misión de organismo en Buenos Aires, analizando las variables económicas. Sin embargo, esta visita es técnica. La palabra final sobre el desembolso lo tiene el board (directorio), en Washington.

Fuente: DIB