El presidente Mauricio Macri recibió al mandatario electo, Alberto Fernández, en Casa Rosada para comenzar a dialogar sobre la transición de mando, que culminará el 10 de diciembre con la asunción del líder del Frente de Todos, quien se impuso por 8 puntos en las elecciones del domingo.

Fernández fue a la Rosada, tras la invitación de Macri realizada anoche, y compartieron un desayuno de una hora, con el que iniciaron el proceso de transición. 

El presidente electo llegó acompañado por su vocero, Juan Pablo Biondi, pero la reunión en el despacho presidencial fue a solas entre el mandatario actual y el electo en estos comicios del 27 de octubre.

A las 11:30, Fernández se retiró de la Casa de Gobierno y no realizó declaraciones, y solamente se comunicó la reunión por una foto conjunta.

El encuentro se gestó anoche, con una llamada del Presidente, quien luego, en su discurso tras conocerse los resultados de las elecciones, aseguró: «Quiero felicitar al presidente electo Alberto Fernández. Acabo de hablar con él, lo invité a desayunar porque tiene que empezar el proceso de transición ordenada, que lleve tranquilidad a todos los argentinos. Lo único importante es el bienestar de los argentinos».

Desde el comando del Frente de Todos, en la calle México, Nicolás Trotta, coordinador de los equipos técnicos de Alberto, indicó que lo que el mandatario electo ha planteado «es la conformación de un equipo de alrededor de 30 personas que puedan tomar conocimiento de las distintas áreas del Gobierno».

Y advirtió que «la transición es un proceso como ocurre en cualquier lugar del mundo, donde el gobierno entrante empieza a tomar conocimiento del estado de situación del país», pero que de ninguna manera habrá un cogobierno ya que «la responsabilidad de gobernar es de Mauricio Macri».

«Todo lo que ocurre y las decisiones que se adopten hasta el 10 de diciembre van a ser responsabilidad de la gestión de Macri», remarcó en diálogo con radio La Red. Y enmarcó al endurecimiento del cepo cambiario.

Fuente: DIB