El Gobierno nacional aprobó este miércoles la aprobación de la renovación del protocolo para la interrupción legal del embarazo cuando esté en peligro la salud o la vida de la persona gestante, o cuando ésta haya sufrido una violación.

El texto puntualiza que se busca incorporar las recomendaciones internacionales acerca de los procedimientos para la interrupción legal del embarazo (dosis de medicamentos y AMEU) y reforzar la importancia del acceso rápido a la atención integral y a la práctica, «haciendo hincapié en la atención en el primer nivel y los tratamientos con medicamentos».

La medida señala que la renovación «responde a la necesidad de actualizar la normativa adaptándola al Código Civil y Comercial de 2015 y la Resolución 65/2015 del Ministerio de Salud de la Nación».

La actualización del «Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo» fue aprobada por la secretaría de Salud de la Nación a través de la resolución 3158/2019, publicada en el Boletín Oficial.

El protocolo anterior regía desde 2015, cuando se confeccionó teniendo en cuenta las dos ediciones de la «Guía Técnica para la Atención Integral de Abortos No Punibles» de 2007 y 2010.

Los casos en los que se llevan a cabo este tipo de procedimientos son dos: ante el peligro para la vida o la salud de la mujer embarazada o cuando el embarazo sea producto de una violación, según lo establecido en el artículo 86 del Código Penal.

De esta manera, la resolución detalló que esta actualización «es parte de la política pública llevada adelante por la Dirección de Salud Sexual y Reproductiva» y que «responde a la necesidad de actualizar la normativa adaptándola al Código Civil y Comercial de 2015 y la Resolución 65/2015 del Ministerio de Salud de la Nación».

«La interrupción del embarazo debe ser brindada bajo los mismos parámetros que otros componentes del servicio de salud, es decir, respetando los estándares de calidad, accesibilidad, confidencialidad, competencia técnica, rango de opciones disponibles e información científica actualizada», señala el texto.

Fuente: DIB