El traspaso de mando entre el presidente saliente, Mauricio Macri, y su sucesor Alberto Fernández será finalmente en el Congreso y no en Casa Rosada.

Así lo acordaron el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y Santiago Cafiero tras dos reuniones en la que se avanzó en ciertos puntos de la transición y que incluía este punto que generaba cierta polémica.

El cortocircuito se había generado en los últimos días luego que se conociera que Macri quería repetir la ceremonia que protagonizaron Raúl Alfonsín, Carlos Menem y Fernando de la Rúa, adonde se entregaron los atributos del poder -bastón y banda- en el Salón Blanco de la Casa Rosada. Sin embargo, Fernández deseaba ejecutar esa ceremonia institucional en la Asamblea Legislativa, como sucedió con Néstor y Cristina Fernández de Kirchner.

Desde el Gobierno nacional intentaron bajar el tono a la polémica, sobre todo luego de lo que sucedió con esa ceremonia en 2015. Por eso indicaron que el que asume debe elegir dónde se realizará, y en ese sentido le dieron el poder al Frente de Todos que optó por el Congreso.

En la Casa Rosada justificaron los encuentros entre Peña y Cafiero al señalar que «son los dos que manejan la transición», y aseguraron que tanto Peña como Cafiero coincidieron en mostrarse «muy conformes por el clima de paz y tranquilidad que se está llevando en esos encuentros.

Cafiero es uno de los hombres que tiene un lugar asegurado en el futuro Gabinete de ministros. De no haber cambios, sucederá a Peña como ministro coordinador. Por eso, en estos encuentros, los funcionarios también dialogaron sobre cuestiones puntuales de la transición en la Jefatura de Gabinete.

Mientras avanzan los preparativos, la agenda para ese 10 de diciembre por ahora establece que Fernández dará en ese lugar su discurso de asunción, que incluirá algunas líneas de su plan de Gobierno y varias medidas concretas.

Luego se trasladará a la Casa Rosada donde tomará juramento a todo su Gabinete. Concluida esta formalidad, Fernández tiene previsto salir al balcón y hablar a los manifestantes que se hayan congregado en la Plaza de Mayo, si todo se mantiene según los planes preliminares.

Fuente: DIB