El presidente Alberto Fernández confirmó que en las próximas horas anunciarán el monto del bono que las empresas deberán pagar a sus trabajadores como anticipo de las negociaciones salariales, y si bien insistió con la advertencia para que los empresarios «no se abusen», aprovechó para advertirle a la CGT de que no haga «pedidos desmedidos».

«Queremos que las paritarias funcionen, pero queremos garantizar un aumento mínimo, para que los empresarios no se abusen. Y también, a los que trabajan, que tengamos en cuenta la situación y no hagamos pedidos desmedidos», sostuvo.

En declaraciones a Radio 10, Fernández aseguró que «todo repercute finalmente sobre el resultado de la economía», he insistió con que «todos tenemos que ser cuidados».

El adelanto paritario, que saldrá por decreto, oscilaría entre 6 y 9 mil pesos. El incremento, se especula, quedaría eximido del pago de aportes y contribuciones patronales, pero sí aportaría a ítems como aguinaldo, indemnizaciones y vacaciones.

El Presidente además indicó que está conforme con los primeros días de su gobierno porque las cosas están saliendo de acuerdo con el plan. «Estamos conformes con estos primeros 20 días, los objetivos que habíamos fijado se van cumpliendo. La idea que dimos a los argentinos en la campaña la vamos cumpliendo, esta vez el ajuste no lo pagan los sectores más débiles. Estamos contentos», dijo.

Asimismo, habló sobre la deuda del país con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y aseguró: «El Fondo tiene mucha responsabilidad en lo que pasó, ahora tiene que ordenar las cosas. Ni siquiera pido un mea culpa, pido que tengan en cuenta lo que pasó. Le prestaron plata a alguien que sabía que nunca iba a poder devolverla, lo hicieron para que ganara una elección. Es casi una desvergüenza. No puede pretender cobrar en los términos que están pactados».

Fuente: DIB