El presidente Alberto Fernández confirmó este viernes que planea una rebaja en los fondos correspondientes a la coparticipación de la ciudad de Buenos Aires, ya que «hay que poner en orden las cuentas del Estado nacional que han quedado bastante desordenadas», y negó que existan cortocircuitos con el Gobierno porteño por el tema.

«Estamos conversando, no pasa nada, no sé por qué han hecho un lío tan grande. Hay que ordenar las cuentas del Estado nacional, estamos hablando muy bien con el Jefe de Gobierno (Horacio Rodríguez Larreta) y vamos a ver cómo lo resolvemos. Pero no es algo que no podamos resolver hablando», sostuvo Fernández en declaraciones a los periodistas acreditados en Casa Rosada, al volver a pie desde el CCK, donde asistió a una capacitación de la Ley Micaela.

«Todos saben que tenemos que ajustar cuentas y ordenar cuentas. Ya lo hablé alguna vez con él, lo entiende, vamos a trabajar juntos. Es el único distrito que se llevó coparticipación secundaria, ninguna otra provincia se llevó eso», remarcó el Presidente.

La reducción será, por ahora, de un punto porcentual que de acuerdo al actual presupuesto representa unos 36 mil millones de pesos. Se determinará por decreto, aunque aún no tiene fecha de publicación.

En otro orden, a un mes del inicio de su gestión, al que calificó de «positivo», destacó que «se ha logrado tranquilizar la economía y empezar a poner en marcha algunos proyectos que garantizan la recuperación del trabajo y la inversión».

El jefe de Estado explicó que en estos 30 días impulsó medidas para «poner en orden las cuentas públicas» sin afectar a los sectores que menos tienen. «A los que hacen el aporte, les pido que no se enojen y entiendan el lugar en el que estamos», desarrolló. Y puntualizó: «Nos hubiera gustado no exigirle a nadie tanto».

Al ser consultado sobre el presunto enojo de las clases medias por el aumento de impuestos, el Presidente respondió: «Ese discurso de que la clase media se enoja, yo no entiendo mucho por qué. La clase media cuando vea cómo se reactiva la economía porque los sectores más bajos empiezan a consumir, va a ser la gran beneficiada; por lo tanto ese argumento mucho no lo entiendo».

Fuente: DIB