El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, buscó este miércoles bajarle tono a la polémica entre el presidente Alberto Fernández y el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, al asegurar que no pretendía «alimentar» la controversia porque el trabajo coordinado con el Gobierno nacional en esa área está «funcionando muy bien».

Kicillof habló por primera vez sobre el cruce entre el jefe del Estado y su funcionario que dejó al descubierto las diferencias en materia de políticas de seguridad y de lucha contra el delito.

«No voy a alimentar la polémica porque no la hay en términos de trabajo. Hubo una reunión de los ministerios de Seguridad de Nación y provincial para coordinar las acciones en conjunto, el despliegue de las fuerzas federales en la provincia», respondió Kicillof al ser consultado sobre la disputa entre Fernández y Berni.

En una entrevista con Radio Con Vos, Kicillof negó que existan diferencias en el Frente de Todos: «Hemos demostrado en la campaña y en el Gobierno que estamos trabajando con toda esta batería de problemas de forma coordinada y armónica».

Además, se quejó de las interpretaciones periodísticas sobre las internas en el oficialismo. «Les quito importancia (a las opiniones en los diarios) porque estamos trabajando con todos los ministerios de la Nación muy bien», insistió. Y agregó: «No estoy echando la culpa (a los medios), es mi punto de vista. Creo que hay una coordinación y una acción en conjunto que está funcionando bien. Después podrá haber opiniones, tienen toda la libertad».

La pelea entre la ministra de Seguridad nacional Sabina Frederic y Berni se inició cuando el ministro bonaerense calificó de «disparate» la decisión del Gobierno de Fernández de prohibir el uso de armas Taser. Antes ya había cuestionado la postura de Nación frente a las drogas.

Sobre las armas, Berni dijo que Frederic rechazaba el uso de las armas no letales porque «nunca había estado con un arma por la 9 de Julio con 200 personas esperando cruzar un semáforo». La ministra respondió: «Él tampoco anduvo con una pistola en la mano en la avenida 9 de Julio».

Días después, en tanto,  Fernández respaldó sin reservas a su ministra, al sostener que «expresa exactamente lo que yo creo que hay que hacer en materia de seguridad. Cuenta con todo mi aval, con todo mi apoyo y estoy seguro que está en la senda correcta y el resto son opiniones de alguien». Y sobre Berni, opinó que «sería bueno que se ocupe de la provincia de Buenos Aires, que tiene muchos problemas para resolver, básicamente».

Pero el ministro no se quedó callado y retrucó al Presidente al señalar que «me dedico permanentemente a la provincia e intento hacer lo mejor, desde una mirada profesional, no desde una mirada caprichosa o ideológica». Además, aseguró que su par nacional «no expresa lo que pensamos la mayoría de los bonaerenses».

Fuente: DIB