El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, dijo este jueves que tres comercios fueron clausurados por intentar cobrar un recargo a beneficiarios de la Tarjeta Alimentar, y advirtió que serán «implacables» con quienes apliquen comisiones.

En diálogo con Radio 10, Arroyo indicó que «hay más de 220.000 tarjetas activadas» y dijo que por el momento se denunciaron «tres casos de comercios que les quisieron cobrar comisión a los beneficiarios», y aclaró que esos comercios fueron «clausurados».

«Tenemos que ser implacables con quien pone comisiones, nadie tiene que cobrar comisión, y de hecho los comercios no tienen que hacer nada, porque es una tarjeta de débito que sirve para comprar alimentos», dijo Arroyo.

El ministro explicó que «en el marco del programa Argentina contra el Hambre, cuando se pone en marcha la Tarjeta Alimentar en los distritos, también se establecen fiscalías para que los beneficiarios puedan denunciar cualquier intento de abuso de comerciantes que quieran cobrar comisiones».

Arroyo, quien esta mañana viajaba a Córdoba para poner en marcha el programa en esa provincia, indicó que se implementará en el 80% del territorio argentino, mientras que en el 20% restante, «la modalidad es otra porque no hay comercios para hacer las compras».

Es que según explicó, en zonas rurales alejadas, «la tarjeta no tiene sentido», dijo, y agregó que en esos lugares trabajan «con módulos alimentarios», siendo «el lugar más importante la posta sanitaria». «Se está armando un esquema de cajas de alimentos» para trabajar desde esos módulos, adelantó.

«La acción directa para la comunidad wichi será entregarles agua envasada, pero en esa provincia se van a hacer pozos para que las familias tengan agua segura» ejemplificó el ministro, quien consideró la falta de acceso al agua como un «problema estructural».

Fuente: DIB