La cámara que agrupa a las compañías que distribuyen los envases con gas licuado, especialmente las garrafas usadas por los sectores socialmente más vulnerables, alertaron por la situación que afronta ese sector y aseguraron que atraviesan una situación de «colapso».

La entidad que las nuclea solicitó una reunión a las autoridades nacionales para exponer la situación calificada de «insostenible» para unas diez millones de personas que podrían verse afectadas en la distribución del gas que usan para cocinar y para calefaccionar en invierno.

La Cámara Argentina de Distribuidores de Gas Licuado (Cadigas) denunció que el sector «enfrenta una de las peores crisis» de su historia y que las empresas que la constituyen «se encuentran al borde del colapso operativo».

La entidad puntualizó que en los últimos años, mientras los costos aumentaron 370%, el margen para las empresas -que en su mayoría son pymes muchas de ellas familiares- se incrementó menos de 150%, lo cual provocó un «fuerte endeudamiento» que puso en riesgo la continuidad de las operaciones.

Claudio Bisurgi, presidente de Cadigas, señaló que la situación crítica afecta a unas 180 pequeñas y medianas empresas de capitales nacionales que dan trabajo registrado a 3000 personas.

Según los datos oficiales del Indec, sobre un total de 12,2 millones de familias que habitan el país, unas 5 millones, o sea el 41%, utiliza gas envasado. Y el 40% de los usuarios de gas en garrafas recibe un subsidio directo a través de la tarifa social. Es evidente entonces que existe una estructura económica y social vulnerable que para su calidad de vida requiere la accesibilidad a este recurso básico, que podría truncarse de no mediar soluciones.

El objetivo de la reunión planteada es trabajar en una agenda común para recuperar la sustentabilidad operativa: «Las empresas estamos en condiciones de aportar el conocimiento, la experiencia y la vocación de servicio en momentos en los que la agenda de la lucha contra el hambre y la pobreza obligan a tener una actitud solidaria, integral y responsable», agregó la entidad.

Según alertó Cadigas, las provincias que más se verán afectadas son Buenos Aires, Córdoba, Chaco, Corrientes, Misiones, Formosa, Tucumán y Mendoza, entre otras.

Además, Cadigas recordó que el Gobierno anterior «no resolvió los problemas de este sector, que se agravaron peligrosamente a lo largo de todo ese tiempo» perjudicando  a las empresas, sus trabajadores y a sus usuarios.

Fuente: DIB