El presidente Alberto Fernández recibió este martes al gobernador Axel Kicillof en su despacho en Casa Rosada en el marco de la tensión generada en las últimas horas entre el Gobierno nacional y el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni.

La reunión, de la que también participaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, duró más de dos horas en el despacho presidencial, y se realizó, además, en medio de la polémica desatada también en las últimas horas por la existencia o no de presos políticos en el país.

En tanto, respecto a la tensión en seguridad, cabe señalar que ayer se conoció una carta en la que Berni le reclamaba a su par de Nación, Sabina Frederic, el retiro de las fuerzas federales del territorio bonaerense, y advertía que ante la escalada del delito en la provincia había recibido «burocracia como única respuesta».

El nuevo cruce de Berni a Frederic provocó malestar en el Presidente, quien salió a respaldar a su ministra, lo que derivó luego en comunicaciones con Kicillof.

Tras la reunión de este martes que buscó limar asperezas, el gobernador confirmó que las fuerzas federales no serán retiradas de la provincia, pero advirtió que hay que encontrar un mecanismo para que la presencia de los efectivos se haga de «una forma más ordenada».

«Nosotros necesitamos a las fuerzas federales pero tenemos que hacerlo de la forma más ordenada posible», sostuvo Kicillof ante la consulta de periodistas acreditados en Casa Rosada. Asimismo, dijo que esta tarde se reunirá con Frederic y Berni para aliviar tensiones.

El mandatario bonaerense se refirió también a la polémica por los presos políticos, a partir de la que el propio Alberto Fernández mostró su disgusto. «Me molesta que digan que tengo presos políticos», dijo el Presidente ayer, al tiempo que consideró que se trata de «una discusión innecesaria» y apuntó a los dirigentes de su espacio: «No seamos tontos, quieren dividirnos».

Entre esos funcionarios que habían salido a hablar de la existencia de presos políticos estaba el propio Kicillof, quien en una entrevista con Perfil afirmó: «Si hay políticos presos y se usa la Justicia para ponerlos presos, lo correcto es llamarlos presos políticos».

En tanto, según el gobernador, ese tema no se tocó en la reunión: «No hablamos de los presos políticos, lo tiene que resolver la Justicia», se limitó a responder ante la consulta de la prensa.

Fuente: DIB