Luego del caos de gente que se produjo en la puerta de diferentes bancos de todo el país, el Banco Central firmó una resolución para que las entidades abran este sábado y domingo para pagar jubilaciones y Asignación Universal por Hijo (AUH) y por embarazo.

El titular del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, firmó una circular para ordenar a las entidades públicas y privadas que abran sus puertas sábado y domingo en el horario habitual de día hábil.

La decisión se dio tras un pedido del presidente Alberto Fernández luego de la fuerte repercusión que generaron las imágenes de gente agolpada en distintas sucursales para poder cobrar sus haberes.

“Las entidades financieras deberán abrir sus casas operativas los días 4 y 5 de abril de 2020 para la atención de clientes que sean beneficiarios de haberes previsionales y pensiones integrantes del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) o de aquellos cuyo ente administrador corresponda a jurisdicciones provinciales o a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, o beneficiarios de prestaciones, planes o programas de ayuda abonados por la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) u otro ente administrador de pagos, durante la jornada habitual de atención al público, según la jurisdicción de que se trate”, señala la circular del Banco Central.

Pese a que se preveía que iba a haber un importante flujo de público, luego de varios días sin bancos, la gran cantidad de gente sobrepasó lo previsto, y desde la madrugada (y en algunos casos desde la noche anterior), cientos de personas formaron largas filas en bancos de las principales ciudades del país, con poca atención a las medidas de distanciamiento para evitar el contagio del coronavirus.

“Nosotros advertimos que esto iba a pasar. Esto iba a pasar porque hay una necesidad económica extraordinaria, en función del aislamiento obligatorio”, aseguró el secretario del gremio de bancarios, Sergio Palazzo.

El Banco Central recordó que los bancos permanecen abiertos únicamente para atender la demanda de las personas que no puedan cobrar sus jubilaciones, pensiones o planes y programas sociales por no contar con su tarjeta de débito. El resto de las operaciones no se pueden realizar.

Además, indicó que las personas jubiladas, pensionadas y beneficiarias de asignaciones sociales que sí cuenten con su tarjeta deben utilizarla para extraer su dinero de los cajeros y no pueden hacerlo en ventanilla del banco. Esto lo aclaró ya que desde la Bancaria indicaron que la mayoría de los que fueron a las entidades tenían el plástico en su poder. 

Fuente: DIB