El Ministerio de Desarrollo Social fue autorizado a realizar compras masivas de alimentos para abastecer a los sectores más vulnerables en el marco de la emergencia sanitaria por la epidemia de coronavirus. La información fue publicada en el Boletín Oficial, pero los precios que se detallaron por algunos productos fueron más altos que los que pagan los consumidores en los supermercados por esos alimentos de primeras marcas.

El Ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, sostuvo que “se trató de una licitación abierta” y que en todos los casos se pidieron rebajas en los precios, pero reconoció que se “decidió realizar la compra igual” ante la urgencia de la realidad alimentaria en la Argentina.

La medida fue duramente cuestionada por el dirigente social Juan Grabois, quien sin nombrarlo apuntó contra Arroyo en un duro tuit. “Estas son las cosas que me enferman y no se pueden dejar pasar. Algún hdp compró fideos al triple de lo que valen y de la peor calidad. Nosotros compramos a $28 el paquete versus $84. Es una estafa a los pobres. confío que @alferdez (Alberto Fernández) le va a poner los puntos al responsable”, escribió.

En el caso de la compra de fideos, en el texto de la resolución se expresaron precios de $84 por unidades de paquetes de 500 gramos, lo que representaba una diferencia de 51% con los precios de los supermercados. Sin embargo, luego, desde Desarrollo Social aclararon que ese precio era por kilo y no por paquete.

En declaraciones televisivas, el Arroyo destacó que en ese caso la diferencia de precios se debe a que los precios autorizados están expresados en kilos, mientras que los paquetes comprados son de 500 gramos. Y que hubo una corrección en una nueva resolución, la 159.

“Hicimos una compra adicional de 1.700.000 módulos. La asistencia alimentaria en la Argentina pasó de 8 millones de personas a 11 millones en 15 días por la cuarentena”, indicó el ministro. “Se compraron fideos, leche, aceite, azúcar, entejas, arroz y harina. Existen lo que se llama precios testigos”, que son fijados por la Sindicatura General de la Nación (Sigen), explicó Arroyo.

El ministro admitió que en los casos de aceite y azúcar, los proveedores cotizaron por encima del precio testigo y se les solicitó una mejora de precio. Las ofertas posteriores siguieron por arriba del precio, pero ante la necesidad de llegar a comedores y merenderos con esos productos de forma “urgente”, se decidió realizar la compra de todas formas.

A la licitación se presentaron 11 empresas, pero tampoco se logró cubrir el volumen de alimentos que se estaban necesitando, amplió el ministro. “Están por encima de los precios de referencia, en todos los casos pedimos rebajas, pero decidimos comprarlos igual en el marco de la emergencia. Aprovecho para pedirle a los proveedores para que nos ayuden a bajar los precios”, dijo el funcionario.

En los textos de las resoluciones, aparecen los precios por unidad que se pagaron por esos productos. Pero, a pesar de ser una compra de gran volumen y de segundas marcas, los precios pagados resultaron más caros que lo que puede pagar un cliente particular en una de las principales cadenas. Incluso comparado con las primeras marcas.

Por ejemplo, a través de la resolución 156/2020, se adjudicó la compra de envases de aceite comestible mezcla por 1,5 litros cada uno de marca Indigo a la empresa Teylem, por un precio unitario de $166,58. Esto es un 14% más que el precio que se paga en las cadenas de supermercados de ciudad de Buenos Aires, donde el envase de 1,5 litros de aceite de girasol Cocinero, de primera marca, se vende a $145,79.

Asimismo, por la resolución 158/2020, se adjudicó la compra de azúcar común en presentación de un kilo marca La Muñeca por $74,97. En los supermercados, el paquete de un kilo de azúcar Ledesma cuesta $59,95.la diferencia es de 25%.

Por la resolución 158/2020, se adjudicó la compra de arroz en paquetes de un kilo de las marcas Monarca, Don Bernardo, Chajarí, Valderey o Castellón por un precio unitario de $68,77. En los supermercados, el arroz Lucchetti (primera marca) cuesta incluso unos centavos menos: $68.49.

Fuente: DIB