El presidente Alberto Fernández rechazó que exista un plan de su Gobierno para una “salida masiva” de presos, pero defendió la decisión de “evitar el hacinamiento en las cárceles” y señaló que las medidas de libertad están en manos de la Justicia.

En una serie de mensajes en sus redes sociales, Fernández denunció la existencia de “una campaña mediática” que buscan “inducir a hacer creer a la ciudadanía que el Gobierno prepara una salida masiva de gente detenida en virtud de procesos penales”.

El Presidente reiteró que está en contra de los indultos, pero aseguró que el país “enfrenta una pandemia de enormes proporciones” en la que “el riesgo de contagio se potencia en los lugares de mucha concentración humana, por lo que las cárceles se convierten en un ámbito propicio para la expansión de la enfermedad”.

En ese marco, se apoyó en organizaciones como la ONU o la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) quienes, dijo, “han formulado recomendaciones para evitar que el hacinamiento en las cárceles ponga en riesgo la vida de los reclusos”.

Pero se despegó de las posibles medidas de libertad a detenidos al señalar que en nuestro país “la solución del problema está en manos de los tribunales”.

“Formulo estas aclaraciones tan solo ante la malintencionada campaña que se ha desatado en redes y medios de comunicación induciendo a hacer creer a la ciudadanía que el Gobierno prepara una salida masiva de gente detenida en virtud de procesos penales”, aseguró el Jefe de Estado, al tiempo que lamentó “la conducta de quienes en circunstancias tan cruciales como los que vivimos, muestran su poco apreciable condición humana intranquilizando a la sociedad en momentos en que precisamente más necesita ser contenida”.

Fuente: DIB