Como consecuencia del parate económico por el aislamiento social y preventivo, la recaudación tributaria de abril sufrió una fuerte caída del 23% en términos reales, al contabilizar apenas $398.658,7 millones, lo que significa un incremento de solo el 11,6% con relación al mismo mes del año pasado, informó este martes la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

La recaudación tributaria se vio afectada por la caída en el nivel de actividad asociada al aislamiento social preventivo y obligatorio. El efecto que tuvieron las medidas implementadas desde mediados de marzo para evitar la propagación del coronavirus y minimizar el riesgo de contagio entre la población se sumó a las limitaciones que imponía sobre la recaudación el retroceso de la economía arrastrado desde el año pasado.

El Impuesto al Valor Agregado (IVA) registró en abril una variación del 8,3% frente al mismo mes del año pasado. Los ingresos provenientes del Impuesto a las Ganancias anotaron un aumento del 1% en relación con abril de 2019.

Las herramientas de política tributaria diseñadas para amortiguar el impacto económico del aislamiento social preventivo y obligatorio sobre el empleo y los ingresos salariales condicionaron, por su parte, la recaudación de los impuestos vinculados al mercado de trabajo.

Los recursos tributarios vinculados con el Sistema de Seguridad Social aumentaron 10% en relación con el mismo mes del año anterior. La prórroga por dos meses del componente SIPA de las las contribuciones patronales y la reducción en la alícuota para el sector salud permiten explicar el desempeño.

Los Derechos de Exportación alcanzaron en abril los $28.172,1 millones, un incremento del 18,3% frente al mismo mes del año pasado.

Durante su cuarto mes de vigencia el Impuesto PAIS generó ingresos por $4.564,1 millones. A lo largo del primer cuatrimestre la cifra recaudada por el nuevo tributo asciende hasta los $21.682,2 millones. 

Fuente: DIB