La Administración Federal de Ingresos Públicos advirtió que dio de baja a Gastón Adalberto Corral, el contador señalado como uno de los intermediarios para ayudar clientes a evadir impuestos. El caso se da en medio del proyecto del Impuesto Patria que busca recaudar en épocas de pandemia sobre las fortunas de los argentinos.

Hace ya cinco años se creó la Comisión Bicameral del Congreso para seguir una denuncia de la Afipcontra empresas y personas físicas de Argentina que abrieron cuentas bancarias en Suiza sin ser declaradas ante el fisco. Las mismas habrían sido concretadas a través de una serie de plataformas ilegales montadas por el banco HSBC que dieron lugar a una evasión impositiva por un valor de, al menos, 3.000 millones de dólares.

La coincidencia era notoria entre los 4040 clientes detectados en Suiza con los del HSBC Argentina, el principal señalado.Uno de los administradoresde la entidad por entonces era Gastón Adalberto Corral. El contador público ingresó al Grupo HSBC a mediados de la década del 2000 y desempeñó cargos en distintas áreas como Finance, Planning y Global Markets. Por eso es que fue señalado como intermediario para ayudar a sus clientes a evadir impuestos.

En los años de aquella causa de evasión impositiva, Corral siguió su periplo por el holding en más unidades de negocios. Durante el 2013 fue responsable del HSBC Argentina Holdings y del HSBC Bank Argentina, y durante el 2014 del HSBC New York Life seguros de vida Argentina a sus responsabilidades.

La investigación finalmente no prosperó y Corral no sufrió consecuencia alguna, a pesar de haber sido parte de una maniobra para que empresas de gran espalda financiera evadan cientos de millones de dólares. El caso vuelve a plantearse con el proyecto del Impuesto Patria que busca recaudar para el fisco en épocas de pandemia sobre las fortunas de los argentinos.

Lejos de un procesamiento o acorralamiento de la justicia, actualmente Corral trabaja en la empresa Sancor Cooperativa de Seguros Limitada, en donde cobra un jugoso salario de gerente de más de 300 mil pesos mensuales. Tampoco evita los flashes en diferentes galas de fundaciones, eventos sociales, o fiestas en los veranos en Punta del Este.

Asimismo, hay una paradoja que lo persigue: estuvo implicado en el escándalo de evasión impositiva y, a su vez, fue dado de baja en AFIP por no presentar sus declaraciones juradas y figura como contribuyente con deuda en ARBA.