El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) informó que el Índice de Precios al Consumidor (IPC), por segundo mes consecutivo, se mantuvo en 1,5%. Tal como preveían las consultoras privadas, el ritmo inflacionario no se aceleró en mayo, pese al aumento del dólar y la emisión de pesos para solventar las medidas para combatir al COVID-19.

La inflación interanual, que toma en cuenta los datos de los últimos doce meses, continúa en caída por quinto mes consecutivo, luego de alcanzar el 53,8% en diciembre y ahora se desaceleró hasta el 43,4%.

El rubro que más registró aumentos durante mayo fue Indumentaria y calzado, con un 7,5%. Un escalón más atrás aparece, Equipamiento y mantenimiento del hogar (2,3%), por Recreación y Cultura (2,1%), Bienes y Servicios Varios (1,9%), Salud y Transporte (ambos por 1,1%).

Por su parte, Alimentos y bebidas no alcohólicas solo registró una suba del 0,7%, muy por debajo del promedio. “La baja en Carnes y derivados, Frutas, y Bebidas no alcohólicas en algunas regiones incidieron negativamente y compensaron las subas observadas en Verduras, tubérculos y legumbres, y Leche, productos lácteos y huevos”, explicaron desde el organismo.

Entre esas caídas de precios que menciona el INDEC se destaca la del pollo (-5,4%), salchicha (-3,1%), merluza (-3%) y queso cremoso (-1,7%). Entre las verduras, la principal baja fue del limón (-23%), lechuga (-16,9%), banana (-6,8%) y naranja (-5,7%).