La actividad económica tuvo un derrumbe del 26,4% durante el mes de abril, el primero en el que se sintió el impacto pleno de la cuarentena, y el más duro en términos restrictivos hasta ahora.

Se trata de la mayor caída registrada desde que se realiza esta medición, en el año 1936: hasta ahora el récord había ocurrido en marzo de 2002, en plena crisis tras la caída de Fernando De La Rúa, cuando se había detectado una detracción del 17% en la actividad. Hasta 2003 el indicador era seguido por el Banco Central, pero desde entonces es elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El organismo señaló en su informe que con estos números la actividad acumula una caída de 11% en los primeros cuatro meses del año. Además, indicó que con respecto a marzo de 2020, la baja fue del 17,5%. En aquel mes, los efectos de la cuarentena comenzaron a sentirse, pero recién a partir del día 20.

Los sectores que mostraron mayores caídas fueron Construcción (-86,4%) y hoteles y restaurantes (-85,6%). Por su parte, los que más incidieron en la retracción del nivel general de la actividad fueron Industria manufacturera (-34,4%), Comercio (-27,0% ). En tanto, el transporte sufrió una caída del 26,1%, mientras que la recaudación impositiva se retrajo 27,4% y las actividades inmobiliarias cayeron en 20%.

En lo que respecta a la industria, en abril (como viene ocurriendo desde hace varios años) el peor sector fue el automotriz, que directamente no registró actividad en ninguna de las terminales. En tanto, la producción en minas y canteras marcó un derrumbe de 20,4%, debido a que no se produjeron fracturas en la explotación de petróleo y gas no convencional.

También se registraron bajas del 10,3% en agricultura y ganadería, 19% en pesca y un desplome del 86,4% en el sector de la construcción. Desde el lado de los servicios, la distribución de gas, electricidad y agua, bajó 8,3% interanual.

El organismo señaló que “las restricciones globales a la circulación de las personas con el objetivo de mitigar la pandemia de Covid-19 afectan a un conjunto significativo de actividades económicas en todos los países”.

En esa línea, desde el Gobierno insistieron en señalar que la caída se debe a la pandemia del coronavirus, y no a la cuarentena. “En Suecia, con una mirada más flexible, la producción industrial cayó 17% interanual en abril. En cambio, en sus vecinos nórdicos, fue más moderada: -3% en Finlandia, -5% en Noruega y -6% en Dinamarca”, señaló el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

Fuente: DIB