El presidente Alberto Fernández, junto a los miembros del comité que analizará cambios en la Corte Suprema, cuestionó la “política que judicializa los disensos” al presentar el proyecto de reforma judicial que enviará al Congreso para su tratamiento, y que entre otras cosas busca evaluar la posibilidad de ampliar la Corte Suprema e introducir cambios en el Consejo de la Magistratura.

Durante un acto en Casa Rosada, Fernández pidió un “nunca más” para “una política que judicializa los disensos”, y aseguró que sin un sistema de justicia “independiente del poder político, no hay república y democracia”.El Presidente defendió la iniciativa, que ya fue cuestionada por la oposición, al indicar que propone “organizar mejor la justicia federal” y que “el poder decisorio no se concentre en poco magistrados”. Y sostuvo que esa situación fue la que llevó a que ese fuero “se politizara”, que “los procesos no se desarrollaran con eficacia” y se “manipularan los tiempos en función del clima político imperante”.

Por otro lado, señaló que “es hora de unificar los fueros criminal y económico” y aclaró que la nueva estructura no afectará el principio del juez natural”. 

El presidente Alberto Fernández, junto a los miembros del comité que analizará cambios en la Corte Suprema, cuestionó la “política que judicializa los disensos” al presentar el proyecto de reforma judicial que enviará al Congreso para su tratamiento, y que entre otras cosas busca evaluar la posibilidad de ampliar la Corte Suprema e introducir cambios en el Consejo de la Magistratura.

Durante un acto en Casa Rosada, Fernández pidió un “nunca más” para “una política que judicializa los disensos”, y aseguró que sin un sistema de justicia “independiente del poder político, no hay república y democracia”.El Presidente defendió la iniciativa, que ya fue cuestionada por la oposición, al indicar que propone “organizar mejor la justicia federal” y que “el poder decisorio no se concentre en poco magistrados”. Y sostuvo que esa situación fue la que llevó a que ese fuero “se politizara”, que “los procesos no se desarrollaran con eficacia” y se “manipularan los tiempos en función del clima político imperante”.

Por otro lado, señaló que “es hora de unificar los fueros criminal y económico” y aclaró que la nueva estructura no afectará el principio del juez natural”. 

Fuente: DIB