El polémico jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad bonaerense, Mario Baudry, presentó esta semana la renuncia tras el escándalo que desató días atrás, al amenazar a policías que habían demorado a su pareja, Verónica Ojeda (ex novia de Diego Armando Maradona), por circular sin permiso durante la cuarentena. Sin embargo desde su entorno, afirman que fue víctima de operaciones en su contra.

Baudry se presenta en su Twitter como abogado y escribano, pero se sospecha que su buen pasar económico tiene que ver con sus vínculos en el poder. Su cuñado es Marcelo Balcedo, ex dirigente del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (SOEME), quien está preso en Uruguay. 

El jefe de Gabinete de Sergio Berni, estuvo implicado en un escándalo financiero que despertó el enojo del Papa Francisco en 2016, que justamente por ello ordenó iniciar una investigación en el Vaticano. El ex obispo Oscar Sarlinga manejó los fondos de 18 colegios católicos, unos $ 10 millones mensuales (entonces casi 700.000 dólares), mediante la la Asociación Civil Sapientia, con el asesoramiento de Baudry.

Mario Baudry además es pareja de Verónica Ojeda y aseguran que esa relación le sirvió para promocionarse entre fines el año pasado y comienzos de este. Lleva una vida lujosa de residencia en countries, vuelos privados, almuerzos y cenas con la farándula local. Había bajado ese perfil para acompañar en sus recorridas por la provincia al médico y militar encargado de la seguridad, Sergio Berni. 

Distintas fuentes señalan que Baudry llegó al Ministerio porque “le hizo la campaña a Berni cuando se proponía para gobernador”. Desde los mismos espacios sospechan que la renuncia tenía por objeto retomar esa “campaña” que el Ministro parece haber reiniciado en su raid por los medios con miras a un eventual 2021/23. 

Baudry estuvo casado con Myriam René Balcedo, hermana del dirigente gremial, y era conocido por ser el supuesto operador judicial del ex sindicalista. Balcedo construyó un emporio económico y terminó preso por una causa de lavado de dinero, tráfico de armas y contrabando. Tanto Balcedo como Baudry construyeron sus respectivos multimedios en la provincia de Buenos Aires. 

Entre sus actividades, Baudry constituyó Central de Noticias Argentinas S.A., empresa que tiene una radio y que edita algunas revistas como La Tecla. Baudry además tiene otras inversiones en negocios inmobiliarios y tendría una sociedad registrada en Miami. 

La salida de Baudry implicó también que Berni meta mano en las áreas que dependían de aquel. Cuando el empresario presentó su renuncia, el ministro de Seguridad ordenó desmantelar la oficina de prensa y ceremonial del ministerio y mover a la mayoría de los empleados del área -periodistas y fotógrafos- que prestaban servicios desde la administración Vidal e inclusive desde antes. 

Desde el Sindicato de Prensa Bonaerense (Si.Pre.Bo) denunciaron un avasallamiento en sus condiciones de trabajo, en su mayoría son periodistas, locutores, fotógrafos y camarógrafos que llevan más de 15 años siendo el nexo entre autoridades provinciales y medios de comunicación de toda la provincia de Buenos Aires, el distrito más importante del país por generación de riqueza y cantidad de habitantes”, indicó el gremio.

Fuentes del propio Ministerio indican que la convulsión,  de la semana pasada, que desembocó en una renuncia no aceptada tiene origen en una pelea interna referida a la toma de decisiones. Desacuerdos entre la jefatura de gabinete y la subsecretaría de coordinación y logística ministerial encendieron la mecha. Dos áreas que deben funcionar de manera conjunta y óptima.

El polémico jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad bonaerense, Mario Baudry, presentó esta semana la renuncia tras el escándalo que desató días atrás, al amenazar a policías que habían demorado a su pareja, Verónica Ojeda (ex novia de Diego Armando Maradona), por circular sin permiso durante la cuarentena. Sin embargo desde su entorno, afirman que fue víctima de operaciones en su contra.

Baudry se presenta en su Twitter como abogado y escribano, pero se sospecha que su buen pasar económico tiene que ver con sus vínculos en el poder. Su cuñado es Marcelo Balcedo, ex dirigente del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (SOEME), quien está preso en Uruguay. 

El jefe de Gabinete de Sergio Berni, estuvo implicado en un escándalo financiero que despertó el enojo del Papa Francisco en 2016, que justamente por ello ordenó iniciar una investigación en el Vaticano. El ex obispo Oscar Sarlinga manejó los fondos de 18 colegios católicos, unos $ 10 millones mensuales (entonces casi 700.000 dólares), mediante la la Asociación Civil Sapientia, con el asesoramiento de Baudry.

Mario Baudry además es pareja de Verónica Ojeda y aseguran que esa relación le sirvió para promocionarse entre fines el año pasado y comienzos de este. Lleva una vida lujosa de residencia en countries, vuelos privados, almuerzos y cenas con la farándula local. Había bajado ese perfil para acompañar en sus recorridas por la provincia al médico y militar encargado de la seguridad, Sergio Berni. 

Distintas fuentes señalan que Baudry llegó al Ministerio porque “le hizo la campaña a Berni cuando se proponía para gobernador”. Desde los mismos espacios sospechan que la renuncia tenía por objeto retomar esa “campaña” que el Ministro parece haber reiniciado en su raid por los medios con miras a un eventual 2021/23. 

Baudry estuvo casado con Myriam René Balcedo, hermana del dirigente gremial, y era conocido por ser el supuesto operador judicial del ex sindicalista. Balcedo construyó un emporio económico y terminó preso por una causa de lavado de dinero, tráfico de armas y contrabando. Tanto Balcedo como Baudry construyeron sus respectivos multimedios en la provincia de Buenos Aires. 

Entre sus actividades, Baudry constituyó Central de Noticias Argentinas S.A., empresa que tiene una radio y que edita algunas revistas como La Tecla. Baudry además tiene otras inversiones en negocios inmobiliarios y tendría una sociedad registrada en Miami. 

La salida de Baudry implicó también que Berni meta mano en las áreas que dependían de aquel. Cuando el empresario presentó su renuncia, el ministro de Seguridad ordenó desmantelar la oficina de prensa y ceremonial del ministerio y mover a la mayoría de los empleados del área -periodistas y fotógrafos- que prestaban servicios desde la administración Vidal e inclusive desde antes. 

Desde el Sindicato de Prensa Bonaerense (Si.Pre.Bo) denunciaron un avasallamiento en sus condiciones de trabajo, en su mayoría son periodistas, locutores, fotógrafos y camarógrafos que llevan más de 15 años siendo el nexo entre autoridades provinciales y medios de comunicación de toda la provincia de Buenos Aires, el distrito más importante del país por generación de riqueza y cantidad de habitantes”, indicó el gremio.

Fuentes del propio Ministerio indican que la convulsión,  de la semana pasada, que desembocó en una renuncia no aceptada tiene origen en una pelea interna referida a la toma de decisiones. Desacuerdos entre la jefatura de gabinete y la subsecretaría de coordinación y logística ministerial encendieron la mecha. Dos áreas que deben funcionar de manera conjunta y óptima.

Sin embargo, probablemente lo más llamativo haya sido que la renuncia del jefe de gabinete, finalmente no aceptada por el mediático ministro de seguridad bonaerense Sergio Berni, haya ocupado tanto espacio en medios nacionales.