7 diciembre, 2022 5:19 pm

Quienes son los cabecillas de protesta policial en Río Negro

Policías jubilados y retirados, familiares de uniformados y efectivos en actividad se manifestaron esta semana en distintos puntos de Río Negro para cuestionar el aumento anunciado por el gobierno provincial y reclamar un básico de 70.000 pesos.

“El ofrecimiento apenas le permite a un policía que ingresa llegar a los 40.000 mil pesos, una cifra que no alcanza para nada”, fueron las primeras declaraciones de Rubén Muñoz, un exefectivo que fue cesanteado y se transformó en uno de los voceros de la protesta.

Pero quién es el principal “cabecilla” de este movimiento: Con un legajo lleno de sumarios, 125 días de suspensión por distintas faltas, una marcada tendencia de rechazo a la autoridad y a la propia institución policial, y una cesantía definitiva por burlarse en las redes sociales de la muerte de un colega, Rubén Ángel Muñoz se transformó en la principal cara de la protesta policial en Río Negro.

Muñoz tuvo 14 sumarios por inconductas, y violaciones del reglamento policial, muchas de ellas vinculadas con publicaciones y expresiones contra las autoridades, algo expresamente prohibido en la normativa. Varios de los sumarios quedaron inconclusos porque antes de resolverse, el año pasado fue expulsado de la Policía por burlarse en redes sociales tras la muerte de un colega, que tuvo un trágico accidente durante un franco de servicio el 30 de enero de 2018. Esta inconducta está penada por la normativa policial y el Tribunal de Conducta actuó en consecuencia. El 10 de enero de 2019 fue cesanteado en forma definitiva.

Antes, había pasado por varias sanciones y suspensiones. Sumó más de 125 días de suspensión con quita de arma por estas irregularidades. En el camino quedó una falsa denuncia, también por redes sociales, contra la por entonces directora de una Escuela de Suboficiales, a la que acusó de desmanejos en la institución.

A lo largo de su carrera, y amparándose en perfiles truchos de usuarios de redes sociales, se dedicó a denostar a las autoridades y atacar a la institución policial.

Hoy, ya fuera, tiene un lubricentro y gomería en una toma ilegal de terrenos en General Roca, donde afirman, ha forjado relación con el círculo del ex intendente Martín Soria, con una fuerte militancia.

Similar situación se da con el “vocero” del reclamo en Viedma, el ex Cabo Primero Miguel Ángel Morales, quien fue cesanteado definitivamente de la Policía tras casi 19 años de servicio, en los que sumó 120 días de arresto, 20 días de suspensión de empleo y ocho sumarios administrativos y una actuación sumarísima. 

El reclamo por una mejora salarial iniciado por la Policía de la Provincia de Buenos Aires, rápidamente tuvo su efecto en otras provincias y Río Negro no fue una excepción. Con el correr de los días se organizaron protestas y marchas en las principales ciudades de la provincia, que tuvieron como protagonistas principalmente al sector más duro de los policías retirados y a familiares de efectivos en servicio. 

En la provincia patagónica todavía están presentes los episodios del 2013, cuando algunos uniformados entraron a protestar a la Casa de Gobierno. Por ahora, esa posibilidad está aún muy lejana ya que ante esta protesta, el Gobierno reaccionó rápido y otorgó un aumento sobre el que aún se sigue trabajando. 

Mientras tanto, los Retirados Autoconvocados, que encabeza Rubén Calvo, pidieron a sus pares que “dejen la calle” pero entendió que el aumento “no es suficiente” frente a un sueldo que tuvo una depreciación de un 70% en los últimos casi tres años.

Calvo se ofreció como mediador en el conflicto. “Hay que seguir hablando, pero alentamos a dejar la calle”, manifestó quién lidera esa organización de retirados, con innumerables protestas callejeras pero ahora incorporado a una mesa de diálogo.

Noticias Relacionadas

Destacadas

Más noticas