22 abril, 2021 11:22 pm

Atención inquilinos: ¿qué hacer cuando la empresa proveedora de gas interrumpe el servicio?

La clausura del suministro por deficiencias normativas no se trata de una cuestión burocrática, sino que obedece a razones de seguridad ya que las instalaciones deben cumplir con normas técnicas establecidas por el Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS). ¿Pero quién paga la cuenta de lo que implica vivir sin gas: inquilino o propietario? La ley es clara al respecto.

De acuerdo a la legislación, cuando un propietario ofrece en alquiler un inmueble,  debe entregarlo en condiciones de habitabilidad. Además, es su responsabilidad asegurar que las funciones de habitabilidad se mantengan mientras dure el contrato de alquiler.

Por eso es imprescindible que, antes de tomar posesión, el inquilino verifique el buen funcionamiento de todos los elementos que integran la casa o departamento alquilado. Si llegara a aparecer una falla no detectada en la revisión previa, la parte locataria (es decir, el inquilino) tiene derecho a exigir su reparación.

Entre otros imponderables que podrían presentarse está el temido “corte de gas” -no por falta de pago del inquilino- sino un por irregularidades en las instalaciones. Esto puede suceder cuando la distribuidora de gas constata que las instalaciones edilicias no se ajustan a los requisitos establecidos por la compañía y ENARGAS. Entonces determina, en forma preventiva, el corte del suministro hasta tanto se hagan las obras correspondientes para la adecuación del inmueble.

Esto, si bien puede darse en cualquier inmueble, lo más común es que ocurra en edificios con varios años de antigüedad, construidos de acuerdo a normas y requisitos que hoy están obsoletos y no se ajustan a las normas establecidas por la autoridad competente.

Tras la sorpresa inicial frente a la interrupción del servicio, el inquilino comienza a sentir cómo se deteriora su calidad de vida. Constata en carne propia cómo las deficiencias que “no cumplen con algunas de las normas técnicas definidas y requeridas por ENARGAS”, alteran la cotidianeidad, incluso hasta imposibilitar habitar el inmueble. Sin poder usar la cocina, el termotanqueo la calefacción, debe enfrentar la mejor forma de encontrar una solución, aunque pueden pasar meses (y años) hasta que se terminen las obras y conseguir el restablecimiento del servicio.

NOTIFICAR AL DUEÑO. Antes de que el consorcio llame a reuniones, chequee fondos de reserva y revise presupuestos, el inquilino debe informar al propietario sobre el corte de servicio.Si bien el dueño no es el “culpable” del corte, está obligado a que el estado inicial del inmueble se mantenga durante todo el contrato. Por lo tanto tiene que hacerse cargo de las reparaciones, modificaciones y demás obras para  reconectar el servicio.

DESCUENTOS Y ARTEFACTOS ELÉCTRICOS. Mientras el inmueble siga sin gas, el inquilino tiene derecho a exigir un descuento en el alquiler porque paga por una vivienda que no ofrece las condiciones en las cuales fue hecho el contrato (tener gas). Ya que la normativa no establece cuál debe ser el porcentaje del descuento, el mismo debe acordarse entre las partes.

Otra opción es que el propietario provea al inquilino de elementos que puedan suplir la falta de gas (cocina, estufa, pava y termotanque eléctricos). En caso de optar por esto último, el inquilino debe contemplar que la boleta de luz pegará un salto considerable, por lo que conviene tenerlo en cuenta a la hora de negociar los descuentos.

Tanto la notificación sobre el corte, como el acuerdo entre locador y locatario, es recomendable –casi imprescindible- hacerlos por escrito. Si el dueño noaccede a negociar, o ni siquiera responde, es posible continuar el reclamo por otros medios, como recurrir a la Defensoría del Pueblo.

EL PEOR FINAL. Si, pese a las notificaciones, avisos e intentos de llegar a un acuerdo, resulta dificultoso o imposible continuar viviendo en el departamento sin gas, los inquilinos tienen la posibilidad de rescindir el contrato. Por tratarse de una circunstancia ajena la parte locataria, no le corresponde el pago de multa ya que es una rescisión con causa justificada. Incluso, por más que se haya llegado a un acuerdo sobre descuentos y provisión de artefactos electros entre dueño e inquilino, este puede rescindir el contrato en cualquier momento mientras dura el corte de gas.

Noticias Relacionadas

Destacadas

Más noticas