El ministro de Educación, Nicolás Trotta, destacó en los últimos días que las “mejoras constantes de los indicadores sanitarios y epidemiológicos” permitieron “disminuir el distanciamiento para poder intensificar la presencialidad, siempre y cuando compensemos con otras medidas, como los testeos, el uso de tapabocas y el uso de medidores de dióxido de carbono para fiscalizar la circulación del aire”, mientras “el Estado Nacional acompaña con la inversión para poder adquirir esos aspectos y permitir esa intensidad”.

El Consejo Federal de Educación aprobó una propuesta para regresar a la “presencialidad plena” en las escuelas desde el 1° de septiembre en forma progresiva de acuerdo a lo que disponga cada provincia, en un esquema con protocolos que incluye una distancia de 1,5 metros a 90 centímetros en las aulas, el uso obligatorio de barbijos y ventilación cruzada y, según Trotta, “si la situación sanitaria se complejiza, se reducirá la presencialidad en los escenarios de mayor complejidad epidemiológica”.

Provincia de Buenos Aires
En la provincia de Buenos Aires, la Dirección General de Escuelas y Educación confirmó que desde este miércoles entrarán en vigencia las nuevas medidas para ampliar la presencialidad en las clases y remarcó que cada semana se realizará un testeo muestral con un procedimiento no invasivo y de resultado inmediato para el que se requerirá el previo consentimiento informado de los adultos responsables de cada estudiante.

Aplicarán un sistema de “retorno cuidado” y progresivo, con burbujas.
La directora de Escuelas, Agustina Vila, dijo que “la mejora en los indicadores epidemiológicos junto al avance en la campaña de vacunación nos permiten aplicar en forma responsable nuevas instancias que continúen fortaleciendo la presencia cuidada en las aulas y garantizando el derecho social a la Educación y a la Salud”.

En Mar del Plata, la inspectora jefe de la Región 19 de Gestión Privada, Ana Carolina Di Alessio, explicó que la “vuelta a la presencialidad plena, es uno de los pasos que comenzaremos desde mañana con un retorno cuidado. No significa que desde mañana ocurrirá todo junto. Es un proceso, en que cada institución viene trabajando desde que volvimos con burbujas y distanciamientos de un metro y medio en las escuelas”.

“Lo que mañana comienza es una nueva etapa en la que se flexibiliza una vez más porque ya hemos tenido una flexibilización hace una semanas atrás con la cantidad de estudiantes. Ahora, los estudiantes que siempre estuvieron y seguirán en burbujas, tal vez puedan estar todos en el curso, siempre y cuando se den las condiciones acorde a las medidas del aula”, añadió.

Ahora, recordó, “el distanciamiento entre los alumnos será de 90 centímetros, cuando antes era de 1,5 metros, aunque con respecto al docente seguirán siendo de 2 metros” y apuntó que las familias “tendrán que esperar que cada equipo directivo les informe cómo será este proceso acorde a la institución que asistan sus hijos” dado que “hoy no sabemos cuántas serán las escuelas que mañana comenzarán a trabajar acorde a esta nueva comunicación. Cada escuela está tomando conocimiento y empezando a evaluar sus posibilidades para luego transmitirlas a sus comunidades”.

En Bahía Blanca, el inspector jefe de Educación de la Región 22, Claudio Martini, señaló que “la idea es volver a la presencialidad plena cuidada tal cual fue antes de la pandemia por supuesto seguimos respetando el plan jurisdiccional en cuanto a la utilización de barbijo, alcohol en gel, distanciamiento con dos metros con el docente y en espacios comunes”.

También indicó que “si no alcanza el espacio, se va a trabajar con asistencia programada y también se están pensando alternativas, como las bibliotecas o gimnasios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *