22 enero, 2022 5:38 am

Chau 2021, Hola 2022: Qué dicen las últimas encuestas del año

Norman Berra, analista de opinión pública y [email protected]

Termina el 2021 y se impone un repaso de las últimas encuestas que indagan cómo vivieron los argentinos el cierre del año y qué expectativas tienen de cara a 2022. Según el estudio realizado por la Universidad Argentina de la Empresa (Uade) y consultora Voices, más de la mitad de la población adulta (52%) se sintió muy preocupada durante el último mes con alta frecuencia (bastantes veces, la mayoría del tiempo+todo el tiempo), mientras que 48% dijo que sintió preocupación algunas veces o en ningún momento.

En segundo término, 44% manifestó haberse sentido frecuentemente estresado o muy cansado y 40% tuvo problemas para dormir. Por otra parte, 1 de cada 3 (34%) dijo haber sentido desgano y falta de energía bastantes con mucha frecuencia, mientras que casi 33% se sintió sobrepasado por sus tareas o trabajo.

Asimismo, 3 de cada 10 (30%) reconoció haberse sentido irritable o malhumorado con frecuencia). Un porcentaje similar manifestó con igual frecuencia sentirse triste, vacío y/o deprimido (28%). Además, 1 de cada 4 (25%) afirmó haberse sentido frecuentemente muy solo, en tanto que 19% expresó haberse sentido agobiado por la convivencia doméstica (gráfico arriba).

Es interesante comparar la evolución interanual para mensurar el efecto Covid-19: todos los estados y sentimientos negativos analizados aumentaron su frecuencia durante el último año, llegando a duplicarse o incluso triplicarse respecto a mediciones realizadas en 2015. En primer término, mientras que en 2020 (primer año de la pandemia) el 17% había manifestado sentimientos de soledad, ese porcentaje se elevó a 24% en 2021 (una suba de 7 puntos porcentuales).

Por otra parte, mientras que en 2015 el 8% de los argentinos expresó haberse sentido triste, vacío o deprimido, ese porcentaje se triplicó al 24% en 2020 y alcanzó el 28% en 2021 (+ 4 puntos porcentuales interanuales). Los problemas para dormir también crecieron fuertemente en el contexto pandémico: mientras que el 11% de los encuestados en 2015 expresó alguna dificultad para conciliar el sueño con alta frecuencia, el porcentaje se incrementó al 38% en 2020 (+ 27 puntos porcentuales) y se mantuvo en 2021 (39%). Además, en 2015 el 13% manifestó sentirse irritable con frecuencia, proporción que aumentó 10 puntos porcentuales en 2020 (25%) y otros 5 puntos en 2021 (30%). También subió la frecuencia de sentimientos como desgano y falta de energía: mientras en 2015 el 13% los sufrió con frecuencia, el porcentaje aumentó a 32% en 2020 y a 34% en 2021.

En tanto, sentirse muy preocupado resultó lo más frecuente todos los años, tendencia que se acentuó: mientras en 2015 el 19% de los argentinos había afirmado sentirse muy preocupado, el porcentaje se elevó al 40% en 2020 y al 52% en 2021 (gráfico arriba).

Por su parte, el relevamiento nacional de Observatorio de Psicología Aplicada de la Universidad de Buenos Aires (OPSA-UBA) indagó qué palabra representa para los argentinos el balance anual: respecto al 2020 crecieron los conceptos positivos, pero aun así el balance general fue negativo, con “incertidumbre” al tope de las menciones. La segunda respuesta más frecuente fue “bueno”, lo que junto a “positivo”, “esperanza” y “aprendizaje” insinúa una recuperación respecto al primer año de la pandemia. En cambio, en el polo de negatividad se suman “malo”, “tristeza”, “desastre”, “difícil” y “desesperanza” (gráfico arriba).

En cuanto a las expectativas para 2022, el podio de conceptos más frecuentes se compone de “tranquilidad/paz”, “mejorar” y “justicia”, mientras que el top 5 se completa con “salud” y “esperanza” (gráfico arriba). Finalmente, dentro de los temores, “inseguridad”, “economía” y “salud” conforman el podio, y se agregan al top 5 “Covid-19” e “inflación” (gráfico abajo).

En el plano local, la última encuesta realizada en provincia de Córdoba por la consultora Delfos relevando las palabras que mejor sintetizan este año destaca sobre todo lo negativo: “malo” y “desastre” son las que más se repitieron con carga pesimista, mientras que en un segundo plano aparecieron “fe” y “bueno”; “duro” cierra el top 5 (gráfico abajo).

En cuanto a expectativas para 2022, el deseo se traduce en mayor carga positiva en los términos: “”trabajo”, “fe”, “mejor” y “esperanza” son los que más se reiteran, mientras que el top 5 se cierra con uno negativo: “malo” (gráfico abajo).

En síntesis, los tres estudios están atravesados por el malestar pandémico desde 2020, junto con los factores de crisis socioeconómica visibles desde 2018 (con inflación y desempleo al tope de las mencions). Ese mix se traduce en sentimientos negativos, temores y pesimismo; aunque cada cierre de año recrea las expectativas positivas y renace la esperanza, habrá que ver cómo impacta la nueva fase de la pandemia, pues todas estas encuestas se cerraron antes de la tercera ola del Covid-19 que ya se desarrolla en nuestro país.

Noticias Relacionadas

Destacadas

Más noticas